Medio ambiente » Zonas naturales

Espacios naturales

Las zonas naturales costeras cercanas al Club Náutico de Sant Feliu de Guíxols confieren el paisaje típico de la Costa Brava, es decir, acantilados de roca roja con playas rocosas al pie y la vegetación típica costera hasta la cima de los acantilados, bosques de Pino blanco o alcornocales con un sotobosque denso.

A ambos lados del Club Náutico hay zonas costeras naturales de alto valor ecológico perteneciente al Macizo de las Cadiretes, estas áreas están protegidas por las figuras de protección PEIN y Red Natura 2000, formas de protección catalana y europeas Respectivamente.

En la banda de Llevant encontramos 1km2 de terreno protegido que comprende desde los arrecifes de Blanc hasta las Balelles y se extiende casi una milla de mar en dentro, se trata de una zona con acantilados que limitan con el mar y pequeñas calas que muchas de las cuales sólo se puede acceder por mar.

En el lado de ponente encontramos Cala del Vigatà como un área de alto valor ecológico en Sant Feliu, se trata de una playa de guijarros formada por la erosión y rotura del acantilado. Por el lado terrestre la protección se extiende hasta más allá de los límites municipales y por el mar entra casi una milla mar adentro.

Más allá de la belleza es necesario que se proteja la zona y que la costa de Sant Feliu no carezca de valores para su conservación.

Elevado valor ecológico sumergido

El litoral de Sant Feliu de Guíxols es una zona con un elevado valor ecológico y con un ecosistema litoral maduro, la fauna marina que se puede observar al largo del año representa el 90% de la fauna marina que se puede observar en el mediterráneo. Aun y así el estado ecológico del litoral está amenazado por las presiones generadas por la Sociedad, sobre todo en verano. El desconocimiento de los valores naturales, junto con la falta de respeto hacia espacios protegidos, lleva a una situación tensa entre la Sociedad y el ecosistema litoral.

 

 

Fotógrafos:

Rosa Matesanz Torrent.

Carlos Álvarez Cros.

Miguel Ángel Fuentes Rosua.

 

El caso de la posidonia.

La posidonia es una planta marina propia del Mediterráneo de un alto valor ecológico. Genera alimentos y refugio a multitud de especias, al mismo tiempo, contribuir en la protección de la línea de costa de la erosión. En Sant Feliu de Guíxols encontramos posidonia en Cala Vigatà, todo y que en condiciones optimes podría cubrir todo el litoral Ganxo. Es una planta muy sensible a las perturbaciones humanas, es por eso que la ley prohíbe fondear y pescar en zonas con este fondo.

 

Fotógrafos:

Rosa Matesanz Torrent.

Carlos Álvarez Cros.

Miguel Ángel Fuentes Rosua.

 

Área de protección especial para pájaros

En la Costa Brava hay muchas aves, muchas de ellas aprovechan las paredes de los acantilados o las partes superiores de éstas para hacer sus nidos ya que es una zona de difícil acceso para los depredadores. Las tensiones entre estas especies y la sociedad son evidentes, los acantilados están muy ocupados por edificios que limitan el territorio de las aves y la inexistencia o mal estado de las praderas de posidonia, junto con la sobrepesca, significa que cada vez con menos presas limitando su alimentación.

 

 

Fotógrafos:

Rosa Matesanz Torrent.

Carlos Álvarez Cros.

Miguel Ángel Fuentes Rosua.

 

Alto valor paisajístico e histórico

Es evidente la belleza de la Costa Brava para los que la conocen, pero no todo el mundo conoce los senderos históricos que pasan por el límite de los acantilados. El sendero Mediterráneo, más conocido como a “Camins de Ronda”, van desde Portbou hasta Blanes. Fueron creados para comunicar a los pueblos, costas y calas en un territorio de abrupto y difícil como la Costa Brava, no se conoce la época exacta en que surgieron, pero se consideran que algunos tramos milenarios. El nombre “Camí de Ronda” fue popularizado durante los siglos XIX y XX que los carabineros y la Guardia Civil hacían “la Ronda” por estos caminos para controlar las actividades ilegales de contrabando

El tramo 10 de este senderó justo empieza al lado del Club y conecta con la playa de Sant Pol, este tramo se ha conservado para poder pasear por el límite del acantilado de forma segura. Si decidís hacer este camino, debéis tener presente que estáis en el territorio de las aves, animales muy sensibles a la presencia humana.

Cómo llegar al Club?

Aquest lloc web fa servir galetes per que tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades galetes i l'acceptació de la nostra política de privacitat

ACEPTAR
Aviso de cookies